¡Feliz Año! Tradiciones de fin de año en Venezuela

¡Feliz Año! Tradiciones de fin de año en Venezuela

El 31 de diciembre de cada año, las familias venezolanas y de todo el mundo se reúnen para cerrar un ciclo más de vida, muchas veces en compañías de amigos y seres queridos, aunque a veces también en soledad. Esta fecha puede significar tantas cosas para muchos y nada para otros, sin embargo, cada venezolano le otorga su verdadero valor, cerrando con nuevos aprendizajes, circunstancias y, sobre todo, momentos para recordar a los que ya no están.

El comienzo de un nuevo año trae consigo el inicio de nuevas historias, de personas llenas de sueños, metas, anhelos y propósitos por cumplir.

Muchas veces, los seres humanos se sienten abatidos por no alcanzar todos sus objetivos, y le piden al universo, a la vida o a Dios más tiempo o recursos, un regalo que venga de esa fuerza mayor, pero el verdadero regalo es la vida misma.

En Venezuela, por lo general, las familias festejan degustando platos navideños y con brindis, en un entorno familiar, con canciones como “Faltan cinco pa’ las doce” de Néstor Zavarce, y “Año Nuevo” de la banda Billo’s Caracas Boys.

En esta oportunidad el equipo de Notiprensa Digital trae para ti una recopilación de ceremonias venezolanas para recibir el 2023.

Las 12 uvas del tiempo

El origen de esta tradición proviene de la década de 1880, cuando la clase burguesa española comía uvas y tomaban vino en la celebración de Fin de Año, esto con el objetivo de imitar a la burguesía francesa.

La tradición de las uvas en Venezuela ha sido una práctica que no faltaba en la mesa familiar para recibir el Año Nuevo. Cada uva corresponde a los meses del calendario, y deben comerse una por cada campanada a la medianoche mientras se piden 12 deseos.

Lentejas para la abundancia, lentejas símbolo del dinero

La antigua Roma, es de donde proviene esta costumbre. El extinto imperio romano, las personas se acostumbraban a obsequiar un puñado de lentejas con el objetivo de desear un nuevo año lleno de abundancia y prosperidad. Además, debido a su forma circular estaban relacionadas con las monedas, por lo que suelen atribuirles el símbolo del dinero.

Según esta esta creencia, quien la practique le traerá abundancia económica para el año entrante. De igual forma, algunos optan por poner en la mesa platos de lentejas o arroz crudos para que cuando sea la medianoche, estos granos sean aventados al aire para atraer la riqueza. Mientras que otros preparan la sopa de lenteja y la degustan a las 12 de la media noche para atraer dinero durante todo el año.

Pasear las maletas para viajar

Esta creencia popular busca tener un Año Nuevo lleno de viajes. De igual forma, algunos optan por levantarse en una silla con el equipaje como símbolo de que viajarán en avión, y otros deciden hacerlo en grupo mientras recorren las calles con el pasaporte en mano.

Al marcar el reloj las 12:00 am sigue siendo una vieja tradición entre las familias venezolanas; Algunos lo hacen para viajar por placer o irse de vacaciones mientras que otros desean suerte para emigrar del país.

Usar ropa interior de colores para la buena suerte

De países como China y Taiwán, proviene esta tradición, donde la ropa interior amarilla estaba relacionada con la buena suerte. Por su parte, las prendas de color rojo eran asociadas con la sangre y la brujería por lo que algunos preferían pórtalas debajo de la ropa pero que significaba amor en ciertos rincones de la Edad Media.

Para recibir el nuevo año 2023, se recomienda en la cultura venezolana, usar el color rojo para atraer a una nueva pareja o de color amarillo en la ropa interior para atraer suerte y prosperidad.

Encontrar el amor debajo de la mesa

Para conseguir pareja el año venidero es a través de este ritual, consiste en meterse debajo de una mesa al momento de iniciar la cuenta regresiva a medianoche. Y aunque se desconoce su origen, los solteros en estas fechas suelen realizarlas para recibir la festividad “con buen pie en el amor”.

La cultura venezolana ha sido intervenida por un proceso llamado “transculturación”, la cual ha venido adaptando rituales, fechas y fenómenos de otros países, los cuales se han convertido propios tras permanecer en el país.

En definitiva no importa cuál sea la tradición, ritual o costumbre que practiques al final de cada año, lo más importante es que disfrutemos del amor propio y amor por lo demás con la firmeza de que cada año siempre tiene algo bueno para todos, por lo que se requiere es tener la precisión de trabajar para recibir ‘lo bueno’ en abundancia.

Notiprensa Digital