Ruta de la Esperanza | «La Virgen María, bajo la advocación de la Divina Pastora, va conquistando cada año más corazones»

Ruta de la Esperanza | «La Virgen María, bajo la advocación de la Divina Pastora, va conquistando cada año más corazones»

¡Alegrémonos porque María sale a nuestro encuentro! Con esta invitación central se celebró este 05 de enero la Solemne Bajada de la imagen de la Divina Pastora, en preparación a su Visita 166.

Momentos de alegría, amor, fe y devoción se vivieron durante la celebración eucarística que, por primera vez, se realizó a las afueras del templo de Santa Rosa y fue presidida por Monseñor Owaldo Araque, Obispo de la Diócesis de Guanare y Administrador Apostólico de la Arquidiócesis de Barquisimeto.

“Celebramos por primera vez en las afueras de nuestro templo, signo de que este amor a la Virgen María, bajo la advocación de la Divina Pastora, va conquistando cada año más corazones”, expresó el padre Humberto Tirado, rector del Santuario de la Divina Pastora.

En referencia al significado que tiene bajar la reliquia de su nicho, explicó que de una manera simbólica y especial “queremos expresar y sentir la cercanía de nuestra Madre, que viene a nuestro encuentro para llevarnos a Jesús”.

La tradicional bajada cumple diez años celebrándose con un sentido de mayor solemnidad y, en esta ocasión, incluyó otros detalles novedosos. Como un hecho inédito en la historia de esta festividad litúrgica mariana, la sagrada imagen recorrió toda el área central del templo a través de una estructura de descenso, sobre un sistema de rieles, que la condujo hasta la entrada principal.

“¡Oh piadosa y amante pastora!”, resonaba el cántico. Tramo a tramo se hacía más visible la imagen ante sus fieles devotos y, finalmente, unos minutos después, allí estaba la Madre del Cielo, con rosas a sus pies y luciendo el vestido para esta visita, ofrendado por la Congregación Pasionista de Venezuela al celebrar 300 años de su fundación.

La ceremonia de la bajada dio ocasión a otro momento especial como fue el envío de los celadores y miembros de la Cofradía Divina Pastora, a quienes la Iglesia arquidiocesana agradece por donar su tiempo y esfuerzo en el acompañamiento de la imagen durante todo su recorrido, y les da su bendición para que su servicio lo realicen siempre con la mirada puesta en Jesús.

Esta Santa Eucaristía se celebró en vísperas de la Solemnidad de la Epifanía del Señor, en la que se invita al pueblo de Dios a congregarse en la fe y, a través de una estrella, salir al encuentro de Jesús. “Esa estrella hoy para nosotros es de una manera especial la Divina Pastora. Una vez más, nuestra Madre quiere como una estrella iluminar y guiar nuestras vidas para que durante estos días podamos encontrarnos plenamente con su Hijo Jesús, que es el camino, la verdad y la vida”, agregó el padre Humberto Tirado.

Invitó a todos a dar gracias por el gran tesoro que es la Virgen María, por la imagen de la Divina Pastora que año tras año hace posible que muchos se encuentren con Jesús.

En este día también se dio inicio a la novena de preparación para la Visita 166 y de misas ofrecidas por las distintas zonas pastorales de la Arquidiócesis en honor a la Pastora de Almas, que tendrán lugar en su santuario, centro religioso del estado Lara especialmente por estas fechas y un punto de referencia de devoción mariana para nuestro país y el mundo.

En presencia de la hermosa imagen de María Divina Pastora, Monseñor Araque impartió, a todos, la bendición e invitó a continuar viviendo esta festividad litúrgica con alegría, esperanza y en oración.

Con información de Nota de Prensa

Fotos Cortesía