¡Se suicidó! CICPC determinó causa de la muerte del sacerdote Josiah K’Okal en Monagas

¡Se suicidó! CICPC determinó causa de la muerte del sacerdote Josiah K’Okal en Monagas

Luego de hallar el cuerpo sin vida del sacerdote, Josiah K’Okal, en la carretera nacional Tucupita – Barrancas, ubicada en el municipio Sotillo del estado Monagas, el Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (CICPC), realizó trabajo de investigación técnico – científico, que determinó a través de la criminalística que fue un suicidio, así lo reportó el director del CICPC, Douglas Rico a través de las cuentas oficiales de la institución.

Reportes de medios locales revelaron que el occiso fue hallado, presuntamente, colgado de un árbol.

“Al realizar la inspección técnica al sitio del hecho, se colectó otra parte del segmento de cuerda, por lo que se realizan las experticias y se determina que había continuidad del mismo”, publicó el CICPC.

Asimismo, informó que, como parte de las investigaciones, se realizaron entrevistas a conocidos de la víctima, quienes dieron referencias de un estado depresivo reciente y en el vaciado del teléfono, se evidenció conversaciones donde manifestaba dichos síntomas.

Generoso Misionero de sonrisa larga

El sacerdote Josiah K’Okal era reconocido como un misionero de sonrisa larga, cercanía y diálogo. El padre Josiah, nació el 7 de septiembre de 1969 en Siaya, Nyanza (Kenia). Ingresó a la comunidad de los Misioneros de la Consolata donde realizó su profesión religiosa en 1993. Después de realizar los estudios teológicos en Londres (Inglaterra), fue ordenado presbítero el 9 de agosto de 1997.

El mismo año, fue destinado a Venezuela, donde colaboró en la Animación Misionera y Vocacional (AMV), en la pastoral Afro y parroquial en Barlovento, en la pastoral y AMV en Barquisimeto, donde fue padre de la Iglesia San Pedro, y en la Pastoral Indígena en Nabasanuka y Tucupita. También fue administrador, consejero, vicesuperior y superior de la Delegación de los Misioneros de la Consolata en Venezuela.

En los últimos años dedicó su vida misionera al servicio de los indígenas Warao y de las personas más pobres en Delta Amacuro.

A través de la red social X, la Arquidiócesis de Caracas manifestó sus condolencias: “El Cardenal Baltazar Porras junto a la Arquidiócesis de Caracas se unen en oración con la Congregación Instituto Misioneros de la Consolata por la muerte del sacerdote keniano Josiah K’Okal en Tucupita, Delta Amacuro. Fue un buen sacerdote y un generoso misionero. Paz a su alma”.

Con información de Nota de Prensa

Foto Cortesía